Londres sobre ruedas: descubrir la ciudad en bicicleta

Pues si, en Londres hay vida más allá del autobús y del metro. Un medio de transporte igual o más rápido incluso que el transporte público que además utilizan muchísimos londinenses para ir a trabajar y con el que podrás vivir un auténtico subidón de adrenalina. 

La bicicleta es también otro medio de transporte muy interesante si te apetece conocer Londres desde una perspectiva distinta, divertida y “más real” por así decirlo. Desde la aparición de las bicicletas de alquiler en la ciudad (ahora patrocinadas por el Banco Santander) son muchos los usuarios que dependen de ellas cada día. Los turistas tampoco se han quedado atrás y se animan a probarlas durante sus estancias en la ciudad.

¿Cómo funciona el sistema de alquiler de bicicletas?

Muy sencillo. Las bicicletas del Santander (a partir de ahora las llamaré así) se encuentran repartidas por diversos puntos dentro de la zona 1, que se puede considerar la zona más céntrica de Londres. Existen unos 750 puntos con más de 11.500 bicicletas. Para hacerte una idea:

santander-cycles.PNG

Puedes encontrar información más detallada en este enlace.

Paso 1: Alquilar

Alquilar una bicicleta tiene un coste fijo de 2 libras. Dentro de cada punto de bicicletas, hay una máquina en la que debes introducir una tarjeta de crédito o de débito (no se acepta efectivo, bienvenido a Londres) donde será cargada la cantidad anterior y que te permitirá utilizar la bicicleta durante 24 horas (más adelante explicaremos bien esto de las 24 horas, que tiene truco).

Una vez realizado el pago, la máquina imprime un ticket con datos relativos al alquiler (como la hora de inicio del mismo) y un código que te permitirá desbloquear la bicicleta de su sitio.

Paso 2: ¡A pedalear!

Las bicicletas están ancladas por la rueda delantera mediante un sistema de bloqueo donde podrás ver un teclado numérico. Para liberar la bicicleta, debes introducir el código del ticket en dicho teclado y esperar a que la luz se ponga verde. Para retirar la bicicleta, basta con elevar el sillín (el asiento) hacia arriba con la mano y soltar hacia el suelo ( es la forma más efectiva y rápida ).

Puedes ajustar la altura del sillín a tu comodidad. Es importante que antes de elegir cualquier bicicleta revises si hay algún defecto en ella (ruedas pinchadas o cualquier otro desperfecto). Si por despiste no te das cuenta, puedes devolver la bicicleta, introducir de nuevo la tarjeta para emitir otro ticket y obtener una nueva.

El uso durante 24 horas tiene un PERO, y es que se debe estacionar la bicicleta en cualquier otro punto Santander (no tiene por qué ser el mismo del que saliste) cada 30 minutos. Se trata de una forma de tener las bicicletas controladas. Antes de sobrepasar la media hora, debes aparcar correctamente la bicicleta en su sistema de bloqueo. Después de esperar unos minutos (5, exactamente), puedes volver a sacar la bici, introduciendo de nuevo la tarjeta para obtener el ticket (recuerda que la introducción de la tarjeta no implica pago alguno, es el sistema de identificación de la bicicleta. )

Si sobrepasas los 30 minutos establecidos, se cargarán otras 2 libras en tu tarjeta. Puede ocurrir que al parar en un punto Santander no haya hueco suficiente para dejar la bicicleta. En este caso, introduciendo la tarjeta en la máquina podemos comunicar que no hay espacios libres y se nos dará un tiempo extra de 15 minutos y así evitaremos cargos adicionales en la tarjeta.

Paso 3: Devolver la bicicleta 

Hay que tener mucho cuidado e introducir correctamente la bicicleta (la luz verde te indicará si lo has hecho bien) ya que si por error la dejas mal puesta pueden hacer cargos en tu tarjeta como penalización. Si quieres más información sobre el proceso completo, haz click aquí.

En resumen, siguiendo estos pasos correctamente y si no hay imprevistos, puedes desplazarte por Londres por tan sólo 2 libras durante 24 horas. Sin duda es un gran ahorro para el bolsillo y una manera totalmente distinta de hacer turismo.

bicicleta-londres.PNG

Algunos consejos para la aventura

  • Procura utilizar un chaleco reflectante para hacerte ver bien entre los coches y los temidos autobuses.
  • No te preocupes por las luces: estas bicicletas llevan incorporada una luz verde que se enciende de manera automática.
  • Si es la primera vez que conduces por la izquierda, presta mucha atención porque al principio puede ser un lío (sobretodo en las intersecciones). Mi consejo es que procures ir con una persona que tenga algo de experiencia circulando en bicicleta. El tráfico de Londres es horrible y la forma de conducir de algunos…más aún.
  • Por supuesto, respeta las señales de tráfico al igual que si fueras en coche.
  • Mucho cuidado con los autobuses.
  • En los semáforos, suele haber un espacio reservado para bicicletas, para que se coloquen en primera fila. Utilízalo (lo agradecerás).
  • Normalmente hay un carril únicamente para bicicletas. En su ausencia deberás circular por el carril normal.

Mi experiencia circulando en bicicleta

Desde la más absoluta sinceridad, ni me planteaba tocar una bicicleta en Londres y no era por falta de experiencia (llevo montando en bici desde los cinco años, quizás). Simplemente ver el caos auténtico que es el tráfico de la ciudad me hacía preferir ir a pie antes que “ponerme a arriesgar mi propia vida”. Mi amiga Aurora, con amplia experiencia circulando en bici por Londres, fue la que me animó a probar. Alquilé una bicicleta del Santander el día de la “Prudential Ride”, un evento que se celebra cada año en Londres donde la bicicleta es la protagonista. Para ello cortan las calles céntricas a los demás automóviles y sólo permiten la circulación de bicicletas.

prudential-ride.JPG

Prudential Ride en Saint Paul’s Cathedral

El problema es que para llegar hasta el punto de salida (Catedral de Saint Paul) debíamos circular por calles no cortadas al tráfico, así que me estrené a lo grande. Al principio tenía miedo, no lo voy a negar, pero a medida que empezamos a pedalear (yo siguiendo las instrucciones de la experimentada Aurora) fui ganando confianza e incluso empecé a disfrutar. Tuvimos algún que otro sustos con los enormes autobuses de dos pisos, pero todo fue sobre ruedas (¡nunca mejor dicho!) 😉

(Gracias Auro: sin tu inestimable ayuda quizás ahora no lo estaría contando 🙂 )

Desde luego no quiero desanimar a nadie a probar esta magnífica experiencia, si no todo lo contrario. Si no eres tan “miedica” como yo, ¡adelante! Estoy segura de que te encantará.

bicicleta-londres.JPG

Super Auro y sus Super Bicicletas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s